Las fiestas de Navidad y Año nuevo se aproximan y por esta razón, hemos decidido mostrarles un poco de Edimburgo, para contarles cómo se vive la Navidad en Escocia.  Tal vez no sepa que hasta 1950, la Navidad no se celebraba en Escocia. Olivier Cromwell, que gobernaba el Reino Unido por aquel entonces, prohibió los festejos en 1647. La prohibición fue levantada en Inglaterra con la caída de Cromwell, pero continuó vigente en Escocia. Aunque la Iglesia Presbiteriana continuó desalentando las celebraciones de la Navidad, las personas que se revelaban eran duramente castigadas. Ni siquiera era un día festivo hasta 1958, por esta razón, la típica Navidad era un día laborable. Muchas de nuestras costumbres de navideñas provienen de los Estados Unidos o Inglaterra. El almuerzo de Navidad incluye caldo de carne escocesa, salmón ahumado, pavo asado, patatas asadas, zanahorias, coles de Bruselas, el pudín de Navidad y crema de brandy. EL pastel “Clootie”, se conoce como un postre tradicional escocés de Navidad. Los niños lo comen con salsa de crema, mientras que los adultos lo prefieren con ron o el whisky. La torta Bannockhecho, de harina de avena, también se come tradicionalmente en Navidad.

Cada año, Edimburgo acoge en la calle, la fiesta más grande en el mundo de Año Nuevo, conocido simplemente como el Hogmanay . Más de 100.000 personas disfrutan de la música en los jardines de Princes Street y a medianoche, hay fuegos artificiales en las siete colinas que rodean la ciudad.

El hielo y la nieve son características regulares de los inviernos de Escocia. Por eso, nunca estamos demasiado lejos de la nieve. El año pasado, varios miembros del personal InstantAtlas, aprovecharon las vacaciones de Navidad para aventurarse en la nieve. Aquí hay unas cuantas fotos para darle una idea de sus actividades.

El Castillo de Edimburgo domina el horizonte de la ciudad. Es la atracción turística más popular en Escocia, con más de un millón de visitantes cada año.

El Royal Yacht Britannia sirvió a la familia real durante más de cuarenta años (1954 a 97) y es el último de una larga línea de yates reales. En la actualidad, su lugar permanente está en Ocean Terminal, en el histórico puerto de Leith, donde los visitantes pueden explorar todas las cubiertas y ver muchas piezas de la historia real.

El Novelista y poeta escocés Robert Louis Balfour Stevenson nació en Edimburgo. Sus libros más conocidos son ‘La isla del Tesoro’, ‘Secuestrado’, y ‘El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde’. Una celebridad literaria durante toda su vida, Stevenson se encuentra entre los 26 autores más traducidos en el mundo.

Sean Connery  creció en Edimburgo y cuando era niño,  entregaba la leche a Fettes College, donde fue educado el carácter ficticio de James Bond.

JK Rowling, autora del famoso libro de Harry Potter, escribió su primera novela ‘Harry Potter y la Piedra Filosofal’ en un café de Edimburgo.

Alexander Graham Bell, el inventor del teléfono, nació en Edimburgo. Como su padre, Bell fue  educador de sordos. Se fue a Canadá y luego a los Estados Unidos, donde en 1873 fue nombrado profesor en la Escuela de Oratoria, la Universidad de Boston.

En el antiguo cementerio Calton, en el centro de Edimburgo, hay un monumento a los soldados escoceses que murieron en la guerra civil americana y una estatua de Abraham Lincoln – la primera construida fuera de EE.UU..

Sir Arthur Conan Doyle, el creador de Sherlock Holmes, nació en Edimburgo, y se dice que el modelo del famoso detective es el profesor Joseph Bell, presidente del Colegio Real de Cirujanos de Edimburgo.

Algunas de las películas que se han filmado en Edimburgo y la región circundante incluyen “The 39 Steps”, “The Prime of Miss Jean Brodie”, “Jude” y “Mary Reilly”, y la serie de televisión de las novelas “Rebus”, de Ian Rankin.